• Call : 56-2 22668426 | Email: info@pasitoapaso.cl | Avda. Parque del Este 4199, Ciudad del Este - Puente Alto.
27Jul
2014
0

Enseñar a pensar a los hijos: ¡Para encender la Ampolleta

Enseñar a pensar a los hijos es una actividad que puede ponerse práctica desde la más temprana infancia. Crear, innovar, adelantarse a los hechos, tener opinión propia y una visión crítica son cualidades que todos los pequeños traen consigo ‘en potencia’. Lamentablemente, éstas no siempre son estimuladas en forma apropiada.

Zulema Vivanco, directora de la Escuela de Fonoaudiología de la Universidad Andrés Bello, estima que los padres pueden hacer mucho al respecto, comenzando por escoger los juguetes más adecuados cuando sus hijos son aún bebés. «Debieran ser juguetes que el niño pueda manipular sin peligro y que ayuden a la formación de conceptos. Este tipo de artículos resulta más interesantes para esta área (estimular el pensamiento), que un juguete meramente contemplativo o de afecto, como un oso de peluche», sostiene.

A partir de los dos y tres años de edad en adelante -agrega- los juegos didácticos de encaje son ideales. «Figuras que se arman, torres que se ordenan por tamaños, elementos que se agrupan por colores o por campos semánticos van incrementando el pensamiento lógico del niño».

Es importante que los padres no sólo les proporcionen las herramientas para jugar, sino que también estimulen a sus hijos a hacerlo.“Especialmente los papás que tienen niños de entre dos y cuatro deben darse el tiempo para jugar y conversar con ellos”, recalca. De esta manera se le proporciona al pequeño nuevas alternativas y posibilidades de juego y además se le ayuda en la formación de conceptos.

“Si el menor juega con su torre de cubos de distintos tamaños, está formando el concepto de grande – pequeño – mediano. Pero es la intervención del adulto la que le permitirá integrar y usar esos conceptos, con expresiones como: ‘Vamos a guardar el cubo más pequeño dentro del grande’. Si juega con juguetes de entretención, se le puede ir reforzando ideas como ‘el auto grande es
más veloz que el pequeño”, explica.
Mientras más conceptos adquiere el niño, mayor es su capacidad de pensamiento y de relaciones entre conceptos y pensamientos, señala esta profesional.»Al ir integrando experiencias desde lo visual, auditivo, táctil, olfativo y emocional, más completa será su experiencia cognitiva».

http://www.padresok.cl/